educacion infantil malaga capital. Niño de repente no quiere ir a la guardería. mi hijo de 2 años de repente no quiere ir a la guardería
Mi hija no quiere ir a la guardería

La escuela debe ser un cambio emocionante. Hacer nuevos amigos, convertirse en un «niño grande»… O eso era al menos lo que pensabas.

Han pasado unas semanas y tu hijo sigue sin querer ir al colegio. Se despierta llorando cada mañana y quiere quedarse en casa. Ni siquiera su nueva mochila la convence de ir de buena gana. Y no ayuda que los otros niños del colegio también lloren, por lo que el miedo se transmite de unos a otros.

Ir a la guardería puede ser duro para los niños, y para muchos padres, sobre todo cuando pasan del entorno conocido de casa, a uno completamente nuevo y desconocido para ellos.

Si te preguntas cuánto tiempo tarda un niño en adaptarse a la guardería, no estás solo. Es común que los niños experimenten resistencia inicial cuando comienzan la guardería. Para obtener más información sobre cómo facilitar la adaptación de tu hijo y aliviar tus preocupaciones, te invitamos a leer nuestro artículo sobre ‘Cómo Ayudar a tu Hijo a Adaptarse a la Guardería‘. Aquí encontrarás consejos útiles y estrategias para hacer que esta transición sea más suave tanto para tu hijo como para ti.

¿Qué hacer si mi hijo no quiere ir a la guardería?

Lo primero, es algo super común. Así que no pienses que eres un mal padre o que no estás haciendo lo correcto.

Cuando ves a tu hijo pasándolo mal por ir a la guarde, se te rompe el corazón. Ninguna charla positiva ni ningún estímulo les convencerá de que la guardería es divertida. Te preguntas si siempre van a estar con está resistencia, especialmente si esta actitud se ha prolongado demasiado en el tiempo.

Artículo relacionado  Grados medios con más salidas para el 2024

Afortunadamente, a pesar de la resistencia inicial, los niños acaban acostumbrándose. Cuando el curso escolar llega a su fin, te sorprenderá recordar el gran trabajo que te costaba llevar a tu hijo al principio.

1. Crea expectativas claras y transmíteles paz.

Algunos niños son más abiertos, otros más introvertidos. No todos los niños aceptan ir a la guardería de la misma manera. A veces nos emocionamos y creamos mucho entusiasmo con respecto al tema de asistir a la guardería con un niño que puede ser más tímido o ansioso. Al tratar de hacer que la escuela le resulte interesante, podemos, por el contrario, hacer que le resulte un proceso abrumador.

Lo que puedes hacer, es hablarle de la escuela con optimismo, pero sin dramatismo. Diles lo que pueden esperar durante el día. Descríbeles a que hora los vas a dejar y cuándo los recogerás de la guardería. Haz que piense en la comida que vas a tenerle preparada (¡preparando su comida favorita!) o en algo divertido que va a hacer después de la escuela de infancia.

2. Despídete con rapidez y seguridad.

Las despedidas más duras que se dan en una guardería son las de los padres que tardan demasiado en despedirse. ¿Y quién no lo haría? Sobre todo, cuando nuestros hijos tienen rabietas, nos tiran de la camisa y nos piden que no vayamos.

Seguramente pienses que estás haciendo lo correcto quedándote al lado de tu hijo tratando de consolarlo. Pero en realidad, estás enviando una señal equivocada: la guardería no es un buen lugar, que, si tuvieras la oportunidad, te lo llevarías contigo a casa para que pueda volver a ser feliz.

Así que, despídete de forma breve y segura, haciéndole saber que el profesor se ocupará y cuidará de él o ella. Que disfrutará de las actividades escolares y que lo recogerás de la guardería en un rato, sabiendo que será una experiencia positiva y no algo por lo que llorar.

Artículo relacionado  Razones para estudiar TSEAS en Málaga
importancia escuela infantil primera etapa
Niño 2 años no quiere ir a guardería

 

3. Habla de su día

Hazle preguntas sobre su día en la guardería, y no sólo «¿Qué tal la guarde?”, y fin.

Sin presionarlos, pregúntales lo que hicieron en su día. ¿A quiénes conocieron? ¿Quiénes son sus amigos? ¿Qué es lo que más les gusta hacer? ¿Qué tal el almuerzo?

Si se fueron a casa, hablen de los amigos que conocieron en clase y de lo que compartieron con ellos. Pregúntales sobre los juegos que han jugado o las tareas favoritas.

Mantén la comunicación abierta y pregunta por lo bueno y lo malo. Haz que hablen abiertamente de los temas de su día. Si no quieren ir a la guardería, pregúntales por qué. Luego pregúntales qué puedes hacer para que se sientan mejor. Así se sentirán más escuchados y seguros, y puede que encuentren una solución contigo.

Por último, hazles saber en qué estar en el trabajo, para que entiendan que todos tenemos lugares a los que ir o cosas que hacer durante el día. Puede ser en la oficina, haciendo recados o trabajando desde casa. Haz que tengan claro que tienes una obligación: todos tenemos cosas que hacer, tanto los niños como los adultos.

4. Permita que su hijo llore por su antigua guardería.

No tiene porque ser el caso de tu hijo. Tal vez, tu hijo pudo haber sido cuidado por una niñera, alguno de sus padres, o sus abuelos. En cualquier caso, se enfrenta a dos sentimientos difíciles: enfrentarse a un nuevo entorno y despedirse de una rutina conocida.

Aborda estos sentimientos de tu hijo. Háblale de lo que echa de menos de su antiguo guardería o intenta organizar un día de juegos con su abuelo o con su antigua niñera. Esto le hará ver que es normal que esté triste por irse y que no esté muy feliz por ir a su nuevo jardín de la infancia

Artículo relacionado  Monitor de gimnasio: requisitos, habilidades y responsabilidades

Además, no le impongas los sentimientos que quieras que sienta. Simplemente ayúdale a lidiar con su tristeza. Al igual que nadie nos dice que nos premiemos cuando somos felices, no debes presionar a tu peque para que se deshaga de estos sentimientos difíciles y nuevos para él. Simplemente, pasarán, como todos los sentimientos cuando los dejamos ir

5. Habla con el profesor

Si crees que el comportamiento de tu hijo no mejora, habla con el profesor. Dile que tu hijo no quiere ir a la guardería, y escucha que puede recomendarte. Pregúntale si ve el mismo comportamiento de resistencia de tu hijo en clase o si más bien se trate de un comportamiento en casa. Recuerda que los profesores están altamente cualificados, muchos de ellos han superado las oposiciones técnico educación infantil y tienen una gran experiencia en el manejo de estas situaciones

El éxito de tu hijo durante el curso escolar requiere la colaboración de padres, profesores y centro. Intentar trabajar juntos para encontrar una solución que permita a tu hijo venir a la escuela feliz y con ganas.

Conclusión

Para muchos niños, el comienzo de la guardería supone un cambio importante en sus vidas.

Es posible que tu hijo se haya acostumbrado a tu compañía durante las vacaciones de verano y no entienda por qué tiene que estar lejos de ti y te encuentres en una situación en la que digas «mi hijo no quiere ir a la guardería».

Como ocurre con muchos otros cambios en la vida de los niños, es probable que esto acabe desapareciendo, aunque tarde algún tiempo. Por todo ello, sigue presentándole una imagen optimista de la guardería y transmítele calma. Si es necesario, habla con el profesor sobre tus preocupaciones y encuentre un aliado en su figura.