como mantener activos a nuestros mayores

Quedarse en casa no significa que una persona mayor esté automáticamente condenada al aislamiento y al aburrimiento permanente. Cuidar de las personas mayores significa mantenerse activo y en contacto con ellas, sin dejar de estar seguro en casa. Hay actividades que pueden ayudar a ocupar el tiempo y mantener la mente activa. He aquí algunas ideas para cuidadores que van más allá de la lista habitual de sudokus, rompecabezas, solitarios y televisión.

Cocina y pastelería

Cocinar puede traer recuerdos y crear una maravillosa experiencia compartida. Ciertos olores o aromas pueden evocar emociones y recuerdos de los que hablar. Esta actividad puede beneficiar a las personas mayores física, mental y emocionalmente de muchas maneras.

El primer paso es decidir qué cocinar. Si te encargas de dar de comer a una persona mayor la cual aún es capaz de cocinar por sí misma y además quiere hacer, ¿por qué no le invitas a cocinar uno de sus platos favoritos? Puedes darles recetas e ingredientes de su comida o postre favorito. O podéis intercambiar recetas y decidir juntos cuál es la mejor manera de cocinar.

Cuando se trata de cocinar y hornear, hay varias tareas que los mayores pueden realizar en función de sus capacidades. Cosas como mezclar, amasar, fregar los platos o incluso distribuir los ingredientes pueden ayudarles a sentirse implicados y parte de la actividad.

Si ayudas a una persona mayor a cocinar y hornear, estará encantada de acordarse y compartirlo contigo, y podréis disfrutar juntos de un pequeño capricho de vez en cuando.

Llamadas y conversaciones divertidas

En estos tiempos, el teléfono se convierte en el medio de comunicación más importante. En ocasiones, las conversaciones telefónicas o las videollamadas pueden resultar incómodas para algunos familiares. Hay formas de hacer que una conversación telefónica sea divertida e interesante.

¿Hay niños en tu vida a los que les guste leer, inventar canciones tontas o contar chistes? Son cosas sencillas que podéis hacer juntos por teléfono. También puedes aprovechar la llamada para contarles un cuento antes de dormir.

¿Qué te parece enviarles «sorpresas» de las que hablar durante la llamada telefónica? Estas sorpresas pueden ser un libro nuevo, un cuento que hayas empezado, o simplemente una foto tuya o de tu hijo para enseñársela. Las llamadas telefónicas no deben limitarse a decir «Hola, ¿cómo estás? ¡Usa tu creatividad!

Actividad y ejercicio físico

Profesionales del sector afirman que: «Independientemente de la edad, nunca es demasiado tarde para hacer o reanudar la actividad física.” Pero cuando se trata de ponerse en forma, no hay una única manera. Afortunadamente, en YouTube hay para todos los gustos. Si necesita ayudar a un ser querido a encontrar los vídeos adecuados para él o ella, debería tener en cuenta lo siguiente:

Artículo relacionado  Ética y responsabilidad en el ejercicio de la enfermería auxiliar

Con un poco de creatividad, podemos ayudar a nuestros seres queridos mayores a mantenerse activos y conectados sin salir de casa.

Cómo mantener activos a nuestros mayores en casa

Formarse como técnico medio de atención a personas en situación de dependencia en Málaga

Si piensas que eres una persona con vocación social y orientado en la ayuda a personas que están en situación de dependencia, te recomendamos realizar un ciclo formativo en Dependencia.

Desde nuestro centro formativo del colegio El Divino Pastor de Málaga, llevamos años orientando a nuestros alumnos y alumnas en conseguir una profesión vocacional y de futuro. Una de las formaciones profesionales más demandadas en nuestro centro es la de Técnico en Atención a personas dependientes. ¡Si quieres saber más, ponte en contacto con nosotros!

 

MÁS INFORMACIÓN

 

Preguntas frecuentes

¿Cómo mantener la mente activa en la tercera edad?

Mantener la mente activa en la tercera edad es fundamental para la salud cognitiva. Participar en actividades que estimulen el cerebro, como resolver crucigramas, leer, jugar juegos de mesa o aprender algo nuevo, puede contribuir significativamente a este objetivo. Estas actividades ayudan a mantener la agilidad mental y pueden reducir el riesgo de enfermedades como la demencia y el Alzheimer.

Además, la interacción social juega un papel crucial en mantener la mente activa. Participar en grupos de discusión, asistir a clases para mayores y mantener una vida social activa son formas efectivas de estimular el pensamiento crítico y la memoria. La clave es encontrar actividades que no solo sean desafiantes y estimulantes, sino también disfrutables.

¿Qué hacer para mantener ocupado a un adulto mayor?

Para mantener ocupado a un adulto mayor, es importante ofrecer actividades variadas que se adapten a sus intereses y capacidades físicas. Actividades como la jardinería, la pintura, el tejido, o incluso voluntariado en organizaciones locales, pueden proporcionar una sensación de propósito y satisfacción. La participación en clases de ejercicio adaptadas, como yoga o tai chi, también es beneficiosa para su bienestar físico y mental.

La tecnología ofrece otras opciones, como videojuegos diseñados para la tercera edad que mejoran la coordinación y la memoria, o aplicaciones para aprender idiomas. Estas actividades no solo los mantienen ocupados, sino que también fomentan la independencia y el aprendizaje continuo.

Artículo relacionado  10 ejercicios y consejos para estar en forma durante el embarazo

¿Qué puede hacer una persona mayor para no aburrirse?

Para evitar el aburrimiento, es crucial que las personas mayores exploren nuevas aficiones o redescubran pasatiempos antiguos. Desde la lectura, la escritura, hasta la fotografía o la observación de aves, elegir actividades que despierten su interés puede hacer una gran diferencia en su día a día. La participación en eventos comunitarios o grupos de interés también puede proporcionar oportunidades valiosas para la interacción social y el entretenimiento.

Otra opción es aprovechar las plataformas digitales para unirse a cursos en línea, conferencias, o incluso viajes virtuales a museos y lugares históricos. Estas actividades no solo rompen la monotonía, sino que también enriquecen su conocimiento y comprensión del mundo.

¿Cómo motivar a una persona de 80 años?

Motivar a una persona de 80 años requiere entender sus intereses personales y los desafíos que enfrenta. Establecer metas realistas y alcanzables en actividades que encuentren estimulantes puede fomentar un sentido de logro. Reconocer y celebrar cada pequeña victoria es crucial para mantener su motivación.

Incorporar la socialización en su rutina también puede aumentar su motivación. Esto puede incluir actividades en grupo, como clases de arte o ejercicio, que no solo los mantienen físicamente activos sino que también les brindan la oportunidad de interactuar con otros, fomentando así un sentido de pertenencia y bienestar emocional.

¿Cómo entretener a una persona que tiene que estar en cama?

Entretener a alguien que debe permanecer en cama implica actividades que puedan realizarse en un espacio limitado. Leer libros, escuchar audiolibros o música, y ver películas o series son opciones excelentes que requieren poco movimiento pero ofrecen mucha satisfacción. La creatividad también puede ser un gran aliado: escribir, dibujar o hacer manualidades son actividades que estimulan la mente y el espíritu.

La tecnología ofrece herramientas adicionales, como tabletas y smartphones, que permiten explorar aplicaciones de juegos mentales, redes sociales para mantenerse conectado con familiares y amigos, o incluso aprender habilidades nuevas a través de tutoriales en línea. Adaptar el entorno para facilitar estas actividades es esencial para su comodidad y bienestar.

¿Qué hacer cuando un adulto mayor no quiere salir de casa?

Si un adulto mayor no quiere salir de casa, es importante primero entender las razones detrás de esta reticencia, que pueden ir desde problemas de movilidad hasta ansiedad social o falta de interés. Ofrecer compañía y asegurarles que tienen apoyo puede ser un primer paso para alentarlos suavemente a participar en actividades fuera del hogar. Sugerir salidas cortas a lugares que puedan ser de su interés, como parques, museos o eventos culturales, puede ayudar a incrementar su confianza y deseo de explorar.

Crear una rutina que incluya actividades al aire libre, como caminatas cortas o jardinería, también puede ser útil. Es importante que estas actividades sean adaptadas a sus capacidades, asegurando que sean físicamente seguras y disfrutables. La participación en grupos o clubes locales también puede proporcionar un incentivo social para salir y explorar nuevos intereses.

¿Cuándo un adulto mayor debe dejar de vivir solo?

La decisión de cuándo un adulto mayor debe dejar de vivir solo depende de varios factores, incluyendo su salud física y mental, su capacidad para realizar las actividades de la vida diaria, y su nivel de seguridad en el hogar. Signos como un aumento en los accidentes o caídas, dificultad para manejar las tareas diarias, o el aislamiento social pueden indicar que es momento de considerar alternativas de vivienda.

Artículo relacionado  Oposiciones técnico superior educación infantil

Es crucial involucrar al adulto mayor en el proceso de toma de decisiones, explorando opciones que puedan satisfacer sus necesidades y preferencias, como vivir con familiares, mudarse a una comunidad de retiro o considerar la asistencia en el hogar. La clave es asegurar su bienestar y seguridad, manteniendo al mismo tiempo su independencia y dignidad tanto como sea posible.

¿Qué pasa cuando una persona mayor repite mucho las cosas?

La repetición frecuente de palabras, frases o preguntas en personas mayores puede ser indicativa de condiciones de salud subyacentes como la demencia o el Alzheimer. Este comportamiento puede surgir de la necesidad de aferrarse a algo familiar o por dificultades para recordar conversaciones recientes. Es importante abordar estas situaciones con paciencia y comprensión, evitando corregirlos de manera que pueda hacerlos sentir avergonzados o frustrados.

Consultar a un profesional de la salud para evaluar su condición cognitiva es un paso esencial. Este puede ofrecer estrategias para manejar la repetición y sugerir actividades que estimulen la mente. Mantener una rutina diaria y proporcionar recordatorios visuales o notas también puede ayudar a minimizar la confusión y la necesidad de repetición.

¿Cuánto tiene que caminar una persona de 80 años?

La cantidad de ejercicio recomendada para una persona de 80 años depende de su estado de salud general y su nivel de actividad física previo. En general, los expertos sugieren que los adultos mayores intenten alcanzar al menos 150 minutos de actividad física moderada a la semana, lo que puede dividirse en sesiones de 10 a 30 minutos al día. Caminar es una excelente forma de ejercicio para los adultos mayores, ya que es de bajo impacto y se puede ajustar al nivel de condición física del individuo.

Es importante que cada persona consulte con un profesional de la salud antes de comenzar cualquier programa de ejercicio para asegurarse de que las actividades seleccionadas sean seguras y adecuadas para su situación específica. Comenzar lentamente y aumentar gradualmente la duración e intensidad del ejercicio puede ayudar a evitar lesiones y promover un estilo de vida más activo y saludable.

¿Cuánto debe andar una persona de 90 años?

Al igual que con las personas de 80 años, la cantidad de actividad física para alguien de 90 años debe ser personalizada basada en su salud y capacidad física. Aunque la movilidad puede ser más limitada a esta edad, mantenerse activo sigue siendo importante. La actividad física, como caminar a un ritmo cómodo que no cause dolor ni malestar, puede tener beneficios significativos para la salud, incluyendo la mejora de la fuerza, la flexibilidad y el bienestar mental.

La clave es la regularidad y la adaptación a las capacidades individuales, enfocándose en mantener la movilidad y evitar el sedentarismo. Incluso caminatas cortas, si se realizan de manera regular, pueden contribuir positivamente a la salud general. Siempre se debe buscar el consejo de un profesional de la salud antes de iniciar o modificar cualquier régimen de actividad física.

¿Qué es la sarcopenia?

La sarcopenia es el proceso degenerativo asociado con la pérdida de masa muscular esquelética, fuerza y funcionalidad, típicamente como resultado del envejecimiento. Afecta principalmente a personas mayores y puede contribuir significativamente a la disminución de la calidad de vida, aumentando el riesgo de caídas, fracturas y dependencia. La sarcopenia puede ser influenciada por factores como la inactividad física, una dieta

inadecuada y cambios hormonales.

Para combatir y potencialmente revertir algunos efectos de la sarcopenia, se recomienda la combinación de ejercicio físico, especialmente el entrenamiento de resistencia (como levantamiento de pesas) y una dieta rica en proteínas. La intervención temprana y un enfoque proactivo hacia el mantenimiento de un estilo de vida activo y saludable son clave para mitigar los impactos de la sarcopenia en los adultos mayores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × dos =