que son las habilidades sociales y como potenciarlas

Habilidades sociales: qué son

Las habilidades sociales son una serie de conductas, comportamientos y estrategias que nos ayudan a comportarnos adecuadamente con los demás. Son formas de comunicarse verbal y no verbalmente con otras personas.

Conforman una serie de comportamientos eficaces en situaciones de interacción social. Las habilidades sociales son el arte de relacionarse con los demás y con el mundo que nos rodea.

Además, las habilidades sociales son comportamientos dirigidos a conseguir un objetivo, defender los derechos propios y hacerse valer a la hora de expresar las propias emociones y deseos. Son formas de comunicarse con los demás, como hemos dicho, tanto de forma verbal como no verbal.

Habilidades socioemocionales: ejemplos y tipos

Tener paciencia en un mundo donde todo es instantáneo, es difícil, pero, no imposible. Ser paciente significa aguantar la espera y respetar los tiempos. Entre otras habilidades sociales, la paciencia es beneficiosa para uno mismo, para el mundo exterior y para el propio bienestar emocional. No siempre nos encontramos de la misma manera y no siempre podemos ofrecer lo mismo, y eso está bien. El trabajo de la paciencia puede reducir el estrés que ya nos produce el mundo en el que nos encontramos. Estar más presente en el aquí y ahora con la atención plena.

No basta con seguir echando balones fuera, aunque no nos guste, o a veces nos cueste verlo, la responsabilidad es nuestra. La responsabilidad se refiere a la capacidad de reaccionar eficaz o hábilmente ante algo. Asumir responsabilidades, incluidas las emocionales, es un factor importante para convertirse en una persona de éxito. Las cosas dependen mucho más de nosotros de lo que pensamos, y victimizarnos echando la culpa a algo externo, es un error que debemos evitar.

Apaga el piloto automático para conectar con el momento presente. Tenemos que aprender a escuchar lo que se dice, y no se dice a través del lenguaje no verbal. Esta es una de las habilidades sociales más importantes en la comunicación. Fomenta la capacidad de comprender lo que se nos dice con una actitud abierta y sin prejuicios hacia otros puntos de vista. Aparta de ti cualquier distracción externa, y procura mantener tu mente en silencio para que la escucha sea perfecta.

Artículo relacionado  Crianza respetuosa y disciplina positiva en nuestro colegio de Málaga

Es la emoción que surge en nosotros ante el sufrimiento de otra persona, junto con el deseo personal que brota en nuestro interior de querer ayudar. Esta capacidad nos conecta con la gente de una manera muy emocional. Del mismo modo, la autocompasión se refiere al amor propio, es decir, a la capacidad de prestarse a uno mismo la misma atención que prestaríamos a alguien que sufre.

La capacidad de gestionar las distintas emociones que sentimos para restablecer nuestro equilibrio interno. Gestionar las emociones no es un proceso innato, sino de aprendizaje. Esta capacidad conduce a una mejora de la calidad de vida y del estado emocional de las personas, lo que también influirá en su comportamiento hacia el mundo exterior. No somos pasivos ante lo que ocurre, sino que tenemos la capacidad de trabajar con nuestras emociones para sentirnos mejor. Para profundizar en este tema, puedes leer nuestro artículo sobre cómo convertir un pensamiento negativo en uno positivo.

El camino puede ser largo, pero eso no significa que no puedas llegar. La capacidad de comprometerse viene de dentro. La primera persona con la que te comprometes eres tú mismo, marcando el ritmo que mejor se adapte a tu realidad. Puede que encuentres obstáculos, pero entonces pensarás en cómo reorganizar el viaje. Haz un pacto contigo mismo para que el amor por ti te acompañe en todo momento. Será tu mejor compañero.

La Real Academia Española, la define en su diccionario como «el acto de compartir o comunicar». No podemos permitirnos ser adivinos, como tampoco podemos permitir que lo sean quienes nos rodean. Una buena capacidad de comunicación consiste en escuchar, discutir, argumentar y razonar. Los malentendidos suelen causar conflictos innecesarios que pueden desembocar en enfados o discusiones entre las partes implicadas.

Artículo relacionado  Educación Infantil en Málaga: La etapa clave en el desarrollo de los niños

Se trata de la capacidad que tenemos de sintonizar con las preocupaciones, el sufrimiento, o en definitiva con los sentimientos que tiene la persona con quien empatizamos. Al empatizar con el otro, se pueden generar en nosotros tales emociones de tristeza o preocupación al sintonizar con el estado en el que se encuentra la otra persona. Igualmente ocurre, con las emociones positivas, de manera que podemos sentir alegría cuando a la otra persona le ocurren cosas buenas, y se sintoniza con tales emociones.

A veces confundimos empatía con compasión. En el caso de la empatía, nos colocamos en el lugar y en el sentir de la otra persona, mientras que, en el caso de la compasión, es la habilidad para reconocer el sufrimiento, y poder salir del mismo.

Podemos definir este término, como la capacidad que tiene una persona para reconocer sus propios sentimientos, así como los de los demás, así como de manejar correctamente las relaciones interpersonales, y la capacidad de motivación, entre otras.

Como potenciar las habilidades sociales básicas

Ahora que tenemos más claro a qué nos referimos con eso de las habilidades sociales y la importancia que tienen en el desarrollo socio-emocional sano de nuestros/as hijos/as vamos a ver algunas formas de potenciarlas y/o trabajarlas en casa.

Vamos a interesarnos por su mundo social. Si en casa normalizamos hablar de situaciones que nos ocurren en el cole, trabajo y fuera de casa, es más probable que nos cuenten cuando tengan un problema y por tanto, sea más fácil ayudarle a establecer alternativas y enseñarle solución de conflictos. Adicionalmente, es esencial fomentar las interacciones positivas en casa, que contribuyen enormemente al desarrollo de las habilidades sociales de los niños.

Aprovechemos la época que nos ha tocado vivir. Ahora en casa probablemente seamos partidarios de sus situaciones sociales (on-line) y por tanto podemos observar cómo se relaciona con sus compañeros/as, amigos/as e incluso con sus profesores/as. Esto nos va a dar mucha información sobre las respuestas que suelen dar ante las diferentes situaciones, sólo tenemos que observar y modelar (enseñar cómo poder reaccionar de otra forma).

Artículo relacionado  Segundo ciclo de educación infantil: etapa clave para el desarrollo de los niños

Limites Interpersonales en casa. Hablamos de la importancia de establecer límites con los demás, ahora con más razón pues los abrazos y los besos han quedado restringidos. Pero a veces, entre los miembros que forman parte de una casa (sobre todo por ejemplo entre hermanos/as) hay que establecer también ciertos límites sobre aquellos objetos que no me gusta que cojas sin decírmelo, esa ropa que me gusta o no prestar, compartir o no algo de comida, etc. Son gestos muy simples que pueden verse en el día a día pero que nos ayudan a marcar un límite que es fundamental en las relaciones con los demás. Así que podéis realizar en familia un decálogo de los límites que queréis establecer cada uno/a.

¡Emociones! De nuevo aparecen y es que…. ¡están en todas partes! Es fundamental trabajar las emociones en casa: hablar sobre ellas, sobre cómo nos hacen sentir determinadas situaciones, cómo nos gustaría sentirnos, cómo creemos que se sienten los demás… es la base fundamental para unas habilidades sociales positivas.

Hablar de conductas concretas y no de etiquetas generales. Ante un comportamiento, hacer referencia a ese comportamiento sin generalizaciones, sin “es que eres…”, esto le enseña que es algo puntual y que puede cambiar para la próxima ocasión (incluso podemos enseñarle como hacerlo) por su parte si hablamos de etiquetas generales es menos probable que motivemos al cambio.

Como ya comentamos, estas habilidades son fruto del aprendizaje a través de la observación y de la imitación, así que no es necesario repetir que lo principal es que seamos un ejemplo para ellos/as.

Además, es importante profundizar en este tema y entender porqué son importantes las habilidades sociales en los niños. Hemos hablado de cómo desarrollar estas habilidades, pero conocer su importancia puede ser esencial para poner en práctica todas estas recomendaciones.

Aprovechando que es fin de semana os recomendamos (tanto para peques como para mayores) la película “inside out” (del revés) para profundizar un poco más sobre la importancia de las emociones y cómo nos llevan a actuar de una u otra forma en diferentes situaciones. Ánimo a todos/as

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − dieciseis =