Estrategias para potenciar las habilidades sociales desde casa


Ahora que tenemos más claro a qué nos referimos con eso de las habilidades sociales y la importancia que tienen en el desarrollo socio-emocional sano de nuestros/as hijos/as vamos a ver algunas formas de potenciarlas y/o trabajarlas en casa.

Vamos a interesarnos por su mundo social. Si en casa normalizamos hablar de situaciones que nos ocurren en el cole, trabajo y fuera de casa, es más probable que nos cuenten cuando tengan un problema y por tanto, sea más fácil ayudarle a establecer alternativas y enseñarle solución de conflictos.

Aprovechemos la época que nos ha tocado vivir. Ahora en casa probablemente seamos partidarios de sus situaciones sociales (on-line) y por tanto podemos observar cómo se relaciona con sus compañeros/as, amigos/as e incluso con sus profesores/as. Esto nos va a dar mucha información sobre las respuestas que suelen dar ante las diferentes situaciones, sólo tenemos que observar y modelar (enseñar cómo poder reaccionar de otra forma).

Limites Interpersonales en casa. Hablamos de la importancia de establecer límites con los demás, ahora con más razón pues los abrazos y los besos han quedado restringidos. Pero a veces, entre los miembros que forman parte de una casa (sobre todo por ejemplo entre hermanos/as) hay que establecer también ciertos límites sobre aquellos objetos que no me gusta que cojas sin decírmelo, esa ropa que me gusta o no prestar, compartir o no algo de comida, etc. Son gestos muy simples que pueden verse en el día a día pero que nos ayudan a marcar un límite que es fundamental en las relaciones con los demás. Así que podéis realizar en familia un decálogo de los límites que queréis establecer cada uno/a.

¡Emociones! De nuevo aparecen y es que…. ¡están en todas partes! Es fundamental trabajar las emociones en casa: hablar sobre ellas, sobre cómo nos hacen sentir determinadas situaciones, cómo nos gustaría sentirnos, cómo creemos que se sienten los demás… es la base fundamental para unas habilidades sociales positivas.

Hablar de conductas concretas y no de etiquetas generales. Ante un comportamiento, hacer referencia a ese comportamiento sin generalizaciones, sin “es que eres…”, esto le enseña que es algo puntual y que puede cambiar para la próxima ocasión (incluso podemos enseñarle como hacerlo) por su parte si hablamos de etiquetas generales es menos probable que motivemos al cambio.

IMAGEN 14. POTENCIAR HHSS EN CASAComo ya comentamos, estas habilidades son fruto del aprendizaje a través de la observación y de la imitación, así que no es necesario repetir que lo principal es que seamos un ejemplo para ellos/as.

Aprovechando que es fin de semana os recomendamos (tanto para peques como para mayores) la película “inside out” (del revés) para profundizar un poco más sobre la importancia de las emociones y cómo nos llevan a actuar de una u otra forma en diferentes situaciones. Ánimo a todos/as